Escuela moderna

A finales del siglo XIX, Francisco Ferrer Guarda creó en la capital catalana la Escuela Moderna. Aunque no fue hasta 1901 que esta abrió sus puertas. Enseguida fue flagelada por la iglesia y los poderes establecidos.

La Escuela Moderna era laica, mezclaba en sus salas pequeños y pequeñas que disfrutaban de una libertad inusual para la temporada, defendía una educación científica y humanista que fortalecía el pensamiento libre y crítico, y orientaba a sus pupilos cara una entendimiento de la realidad que debía conducir a la emancipación individual y de ella a la de la sociedad.

La ocasión para desembarazarse de Ferrer Guarda y la Escuela Moderna brotó con los sucesos de la Semana Trágica. Falsamente, Ferrer Guarda fue acusado de ser el organizador de la revuelta. Juzgado en consejo de guerra, fue condenado a la pena máxima y fusilado el trece de octubre de 1909. Frente al oficial que mandaba el piquete de ejecución. Ferrer Guarda gritó “Viva la Escuela Moderna” ya antes de ser asesinado.

Documental “Viva la escuela Moderna”: